Blog, Cuba, Viajar

CUBA – CAYO LEVISA – Día 7

Día 7  – Cayo Levisa

Otra de las maravillosas playas cercanas a Viñales es CAYO LEVISA, algo más caro para llegar aunque la carretera se encuentra en mucho mejor estado. Como contaba en la etapa de ayer, desde la casa nos ofrecieron un taxi privado por 30 CUC más el ferry al Cayo por 35 CUC, como nos pareció una barbaridad decidimos ir a la plaza a buscar otras opciones. En el puesto dónde se venden los billetes de VIAZUL puedes comprar una especie de excursión que incluye BUS, barco y comida por 35 CUC, 30 CUC menos que hacerlo con el coche privado.

Así que a las 8:20 sale el bus desde la plaza. Un encargado gestiona los tickets, desde ese momento comienza el caos. Salimos casi a las 9:00. Los barcos a Cayo Levisa salen a las 10:00 así que para cuando llegamos no queda hueco en el barco para todos. El encargado se montó en el barco y nos dejó con cara de tontos en un embarcadero sin nadie a quien preguntar. Desde el barco gritan que viene otro barco… pero era mentira, era el mismo barco que iba, dejaba a la gente y volvía… en total 1 hora de espera. Cuando el barco llega el cabreo general era importante pero claro, estamos en Cuba, son funcionarios, y aquí nadie se responsabiliza.

Finalmente nos dan una solución el barco de vuelta suele salir a las 17:00 pero nos dejan hasta las 18:30 para que podamos disfrutar del cayo. Lo más gracioso de todo es que esta situación sólo nos ha pasado a la mitad de la gente del autobús, los otros llegaron en tiempo y volverán en tiempo. Lo que no saben es que estarán esperando en el autobús durante 1 hora y media a que lleguemos nosotros porque nadie les avisa. Todo con mucha calma.

Cayo Levisa:

Terminado el problema, llegamos a un espectacular cayo turístico, esto quiere decir que los cubanos no están autorizados para disfrutar de esta playa. En él hay un hotel que puede costar unos 150 CUC la noche, son bungalows al lado de la playa. A la primera playa a la que se llega está muy bien, tiene sombrillas y tumbonas gratuitas.

Playa de Punta Arena:

Pero a nosotros nos va investigar. Así que nos adentramos hacia la derecha mirando al mar para llegar hasta Punta Arena, una playa que se formó en 1995 con el huracán El Niño. Se atraviesa un manglar seco y en unos 20 minutos llegas. Y aunque parezca increíble no hay nadie pero sí hay un bar. En unas sombrillas de palmera se encuentra un hombre haciendo mojitos. Es una preciosa playa con algunas sombras de madera y hojas de palmera.

Se está muy tranquilo y es totalmente nuestro, es nuestro pequeño paraíso.

Sobre las 15:00 volvemos para la playa “principal” para coger una de las tumbonas gratuitas y disfrutar de esta forma de playeo. Además la gente ya va preparándose para marcharse y volvemos a estar bastante tranquilos.

Al volver al barco y al bus, efectivamente había gente esperando durante más de una hora. Pero por muy borricos que nos pusiéramos, el ritmo es el que es y poco se puede conseguir.

Para mí gusto, es mucho mejor CAYO JUTÍAS, es una playa para todos (cubanos y turistas), es más barato llegar, hay menos gente y me pareció, si es posible, hasta más bonito.

Continúa leyendo la siguiente etapa:

Vedado
CUBA – El Vedado – Día 8

Deja un comentario