Cuba, Viajar

CUBA – HABANA VIEJA – Día 2

Hoy empezaremos por ver La Habana Vieja. La ciudad se divide en tres partes; Habana Vieja, Centro Habana y Vedado, un poco más allá de Vedado está Miramar. En las casas particulares suelen servir un gran desayuno casero. El precio habitual de los desayunos es de 5 CUC por persona. Evidentemente en la calle saldrá mucho más barato pero no será tan abundante. Una bandeja de fruta, zumo natural, pan, tortilla o huevos fritos y café. Solo hay que avisar a los dueños la noche anterior.

Hace mucho calor y sobretodo humedad, cuesta moverse y el clima te deja muy cansado. No nos queda otra que tomarnos el viaje con calma.

Caminamos hasta HABANA VIEJA, rápidamente se reconoce por la cantidad de personas y turistas. Te encontrarás algunos “jineteros” por el camino, te persiguen para que cojas un taxi o venderte una vuelta en Chevrolet descapotable, etc. No son muy pesados, pero son muchos. Con un No, es suficiente. Es normal que después de no conseguir venderte algo inicies una conversación interesante con ellos. Les encanta hablar y conocer gente. Así que con cuidado no es peligroso y además puede resultar interesante.

Caminamos por la calle Obispo hasta la plaza de la Catedral para desde allí recorrer todas las plazas. Desde esta plaza sale una calle a la izquierda de la catedral donde te encontrarás con “La Bodeguita del medio”, un pequeñísimo bar mítico con bandas tocando casi 24 horas, camareros sirviendo mojitos como si no hubiera un mañana y turistas intentando bailar y haciendo mil fotos. Un mojito dentro cuesta 5 CUC.

En el siguiente callejón está el “TALLER EXPERIMENTAL DE GRAFISMO” que merece mucho la pena una parada. Allí se encuentran diferentes artistas trabajando con distintas técnicas de impresión manual. Es muy interesante, tienen cosas preciosas y además son muy amables. Están allí trabajando para darse a conocer, puedes ver los procesos y hablar con ellos.

En la plaza de la catedral hay mujeres ataviadas con el traje típico, vendiendo curiosas muñecas de trapo. Lo primero que querrás hacer al verlas es sacarles una foto, cuidado, si te pillan te pedirán dinero e incluso te asaltan inocentemente para hacerte una foto y después pedirte la propina, no es más que  1 CUC pero si no quieres es muy fácil caer.

Después vamos a la feria de los libros en la Plaza de Armas, donde venden todos los clásicos de la revolución, títulos de José Martí o Hemingway. También tienen otros artículos como posters de películas cubanas o monedas antiguas entre otros.

Paramos en el hotel AMBOS MUNDOS, famoso por ser el hotel donde Hemingway se hospedaba, incluso puedes visitar la habitación donde dormía que cuesta entrar en ella 2 CUC. El edificio de color rosa tiene un bar en la planta baja y suele haber un pianista ambientando. (Refresco nacional 2 CUC / Daikiri 3 CUC). En la azotea también hay un bar con muy buenas vistas. Se puede subir aunque tomar algo arriba es más caro.

En la calle Mercaderes hay una preciosa perfumería HABANA 1971, te recomiendo entrar para ver los bonitos frascos y oler las fragancias en el patio.

Siguiendo la misma calle se encuentra el museo del chocolate que siempre hay mucha cola. En la esquina contraria se encuentra CAFÉ LA HABANA, es bastante barato y está bien.

Es normal que por la HABANA VIEJA mucha gente te ofrezca comer en un paladar por un buen precio (langosta con arroz y mojito por 12 CUC). Los paladares son restaurantes ubicados en casas particulares, donde se cocina en la propia casa y comes en su salón. Estos sitios eran muy populares pero ya quedan muy pocos. Por eso suele ser mentira las ofertas que hay en la calle. Nosotros queríamos comer en uno que se llama “LA MULATA DEL SABOR” . El sitio es llamativo, lleno de fotos de la mulata con toda la gente que ha pasado por el paladar. Aunque el sitio es curioso, no comimos especialmente bien y eso que pedimos las especialidades de la casa (pollo mulata y lomo ahumado: 19 CUC)

Seguimos para la plaza Vieja. Pero el calor aprieta tanto que no podemos caminar más.

Por la tarde, cuando cae el sol hace mejor temperatura. La HABANA VIEJA se vacía de turistas ya que muchos de ellos vuelven a sus cruceros y la vida cubana sale a la calle. Y es que el 80% de la vida en Cuba se hace en la calle. Por las tardes las plazas se llenan de niños jugando y adultos charlando y sobre todo se llenan aún más de música. En cada terraza y plaza hay una banda tocando.

 Conversaciones en Cuba: Muchas personas por la calle te paran para hablar contigo. Normalmente la primera intención es venderte algo o llevarte a algún sitio. Lo primero que te preguntan es de dónde eres, nosotros somos de España, de su madre patria y además futboleros así que ganamos puntos. Donde acaba la conversación depende del cubano de turno, desde hablar del calor hasta de la situación cubana. Todo puede ser, pero lo primero que hacen es tantear el terreno y luego deciden hablar de más o no. Me parece maravilloso que la gente por la calle te pare a charlas porque sí, ¿Hablarías tú con tu turista sin venir a cuento? La mayoría no y eso ya me parece una gran reflexión. 

Continuamos bajando hasta el malecón para subir por el paseo de José Martí, conocido en La Habana como “Prado”. Por la tarde todos los niños y adolescentes aprovechan su pulido suelo para patinar.

Para el anochecer bajamos al malecón que es cuando cobra mayor vida. Con una cerveza en la mano y disfrutar de una de los mejores atardeceres que he visto. Es algo imprescindible. Cuando veas el malecón por primera vez, probablemente pienses que no es para tanto. Y es verdad que físicamente solo impresiona su longitud (8 km), pero lo mejor que tiene es la vida que se forma por la noche. No te lo puedes perder.

Continúa leyendo la siguiente etapa:

HABANA REVOLUCIÓN
CUBA – LA HABANA – Día 3

 

Deja un comentario